21 de marzo de 2010

APOCALYPTO (2006). Mel Gibson.

Dirigida por Mel Gibson, responsable también del guión junto a Farhad Safinia, el filme entremezcla acción y aventura en una durísima historia basada en los turbulentos últimos tiempos de la civilización maya.

Cuando su existencia se ve brutalmente interrumpida por una violenta invasión de guerreros mayas, en la que gran parte de su pequeño poblado es exterminado o secuestrado, Garra de Jaguar se ve arrastrado a un viaje hacia un mundo dominado por el miedo, la crueldad y la opresión. Gracias a un giro del destino y estimulado por el amor a su esposa encinta e hijo, este joven realizará lo imposible por regresar a su hogar.

Apocalypto es una película muy dura, con escenas escabrosas, violentas y difíciles de digerir. Además, está rodada en lengua indígena y sólo está disponible en versión original subtitulada. Estas dos cuestiones restringen bastante el abanico de posibles destinatarios de la película. Sabiendo esto, habrá muchos espectadores que decidan pasar página y dedicar su tiempo a otra historia más amable. Ahora bien, quien decida seguir adelante y se enfrente a esta original e inclasificable obra de Gibson, seguro que no quedará defraudado y sí tremendamente impactado por la fuerza de las imágenes y de la historia. Una oportunidad única de sumergirnos en lo que pudo haber sido la vida cotidiana de los pueblos indíginas en medio de una naturaleza en estado puro.


Después de La Pasión -antes con Braveheart o El patriota-, quedó claro que Gibson es un personaje singular, con las ideas bastante claras y nada dispuesto a plegarse ante la dictadura de lo políticamente correcto. Aquí echa por tierra el mito de la idílica civilización maya, a contracorriente de quienes deploran que unos bárbaros venidos del otro lado del océano acabaran con un pueblo exquisito y modélico. Por el contrario, lo que se nos muestra es un pueblo cruel, supersticioso, soberbio e inhumano hasta extremos increíbles. Tratan a sus semejantes peor que si fueran animales y disfrutan con la tortura como espectáculo de masas.

Todo esto lo envuelve Gibson en un espectáculo visual de gran calidad. Los parajes naturales y la fotografía son espléndidas, hasta el punto de preguntarse uno cómo es posible que semejante paraíso esconda tanta crueldad y terror. El ritmo es frenético y la acción no decae en ningún momento, acompañado por una banda sonora perfectamente engarzada. Los actores desconocidos dan una gran verosimilitud a la historia, acrecentada con el rodaje en lengua nativa.

Después de ver la película queda la sensación de que, una vez más se constata que toda civilización, por grande y poderosa que sea, cuando pierde el norte y deja de guiarse por unas referencias éticas claras e incuestionables, contrae el germen de su propia destrucción. Muchas estructuras de poder y sociales son fagocitadas por ellas mismas. Vista en esta clave, la película parece un aviso a navegantes.

Por lo demás, Apocalypto es un testimonio más sobre la fuerza del amor conyugal y familiar -unos de los pocos valores por los que merece la pena luchar hasta el final-, sobre el instinto religioso tan fuertemente arraigado en la naturaleza humana y el sinsentido de la vilolencia y de la lucha del hombre contra hombre.

Para saber más: Contraste Audiovisual y Decine21.

Año de producción: 2006. Dirección: Mel Gibson. Intérpretes: Rudy Youngblood y Dalia Hernández. Duración: 139 mn. Público: Adultos. Género: Drama, Acción.

0 comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...